Sepulcro de don Fernando de Luján

Texto de don Ricardo de Orueta

Catedral. Capilla de San Pedro


Don Fernando de Luján

El sepulcro funerario de don Fernando de Luján en la catedral de Sigüenza

En la capilla parroquial de San Pedro y encima del arco que da entrada al bautisterio se encuentran empotrados en el muro los restos que hoy quedan del sepulcro de D. Fernando de Luján, obispo de Sigüenza y fundador, por los años de 1450 a 60, de la primitiva capilla del Corpus Christi, emplazada en este mismo sitio que vino a ocupar después la de San Pedro. Estos restos se reducen hoy a la yacente, adosada de canto a la pared, y tres relieves con escenas de la vida de Santa Catalina, colocados encima. Las inscripciones, que deben ser del siglo XVII, cuando se hizo la reconstrucción de la capilla, corren la una por bajo de la estatua a todo lo largo, y la otra en el muro de los pies, en dos renglones, limitándose a decir la primera:


«EL SEÑOR OBISPO LVXAN. AÑO DE MCCCCLXV», y la segunda: «DON FERNANDO DE LUXAN ANNO 1465».

Las esculturas son bastante buenas, pero sin llamar la atención, sin embargo, por su perfección ni por la delicadeza de su trabajo. Tal vez ganara la estatua en sus efectos si se la restituyera a su primitiva posición supina. Sorprende en ella la excesiva juventud del rostro, que le da el aspecto de un colegial revestido con hábitos pontificales, con lo cual, lejos de perjudicarse, se intensifica y acentúa la impresión de reposo y tranquilidad que causa. Los paños están muy dentro de la manera de aquel tiempo, pero bien compuestos, y aunque duros en todos los detalles, armónicos y agradables en su conjunto. Las proporciones son finas y elegantes. Las figuritas de los relieves, más cortas de proporción y angulosas y revueltas en su plegado, recuerdan mucho a todo lo que entonces se hacía en Alemania.

Mide la estatua un metro setenta y cinco centímetros de longitud.

1 Comment

Dejar un comentario